Ventajas de picar la carne en casa

Tener una picadora de carne en casa tiene muchos beneficios directos para el consumidor:

  • se tiene un control  sobre qué tiene exactamente la carne que se va a comer
  • se puede descartar la presencia excesiva de grasas
  • se tiene la posibilidad de hacer mezclas entre varios tipos de carne, o de carne con alguna otra cosa y hacer, por ejemplo, hamburguesas.
  • se tiene la seguridad de saber que el producto que va a consumir es realmente fresco, cuesta mucho identificar la frescura en una carne picada.

Las máquinas de picar carne son aparatos asequibles que nos permiten controlar la calidad de la carne de principio a fin. Además, son máquinas fáciles de limpiar y manejables.

 

176-hamburguesas-especiales-xl-668x400x80xx

Te compartimos la receta de una hamburguesa gourmet para deleitarte.

Ingredientes:

500 gr. carne de ternera de calidad
1 diente de ajo
1 huevo
Hojas de albahaca fresca
4 cda. queso parmesano rallado
Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
Aceite de oliva virgen extra
hamburguesacaseraEl primer paso es picar la carne. Para ello, hemos utilizado una picadora de carne muy fácil de usar.

En un bol mezclamos todos los ingredientes de la hamburguesa. Por un lado la carne picada, el ajo bien troceado y la yema de un huevo previamente batida.
También irán en la mezcla las hojas de albahaca y el queso parmesano rallado. Este último opcional y que debéis tener en cuenta a la hora de añadir sal.
Mezclamos todos los ingredientes amasando con las manos hasta que estén todos bien integrados.
No debemos macerar nunca la carne en medios ácidos como vinagres o jugos de cítricos. Es para evitar que se cueza y modifique sus características.

 

 

Preparación de nuestra hamburguesa casera

Dividimos la mezcla en 4 partes que corresponderán a las 4 hamburguesas que vamos a formar. Cada una de las porciones será de unos 125 gr.-150 gr. y a temperatura ambiente. Pero si preferís hacer mini hamburguesas el rendimiento sería el doble.
Si tenés un aro de los de emplatar, podés utilizarlo para dale las hamburguesas un toque más profesional. Si no es así, simplemente tendremos que darle forma con las manos a cada una de las porciones de carne.
Antes de poner en la sartén es el momento de añadir sal y pimienta negra recién molida, al gusto de cada uno.
En una sartén calentamos 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Podemos incluso pincelar la carne con un poco de aceite y no añadir aceite a la sartén, queda a tu elección e incorporar las hamburguesas. La sartén debe estar caliente pero sin pasarse, no queremos que se nos quemen las hamburguesas según las pongamos al fuego.

Esperamos te queden deliciosas!


Burritos mexicanos para una cena diferente

Con el calorcito tenemos más ganas de atrevernos a hacer nuevas recetas y probar platos diferentes. La gastronomía de otros países es una buena opción para degustar sabores y texturas de otros lugares.

Los burritos mexicanos son perfectos para una cena de verano entre amigos. Requiere un poquito de elaboración, pero el resultado lo merece. Además, es una receta que suele gustar a todos. ¿Te animás a hacerla?

¿Qué necesitamos para hacer unos burritos mexicanos?

Tortitas de maíz
Pollo o ternera
Pimiento verde y pimiento rojo
Cebolla
Pimienta blanca
Crema doble
Queso rallado para fundir
¿Cómo lo hacemos?

  • El secreto para que el condimento de los burritos quede perfecto es elegir bien los ingredientes y trocearlos correctamente, para que queden bien picaditos. Para hacerlo de una forma más cómoda y rápida, hemos utilizado una picadora como ésta. Introducimos en el recipiente las hortalizas una a una y la ponemos en marcha. En menos de cinco segundos, tendremos todo bien cortado.

 

burritos-mexicanos

 

  • En una sartén con aceite de oliva, añadimos las hortalizas y vegetales. Primero la cebolla y, a continuación, el pimiento rojo y verde. Cuando estén a medio hacer, añadimos el pollo, que previamente hemos cortado en tiras. También podemos hacerlo con ternera o alternar, para que haya para todos los gustos.
  • Cuando los ingredientes estén hechos, añadimos la crema doble, queso para fundir -a gustos- y la pimienta blanca. Bajamos el fuego y dejamos que los ingredientes se impregnen bien a la salsa.
  • Ahora solo falta rellenar nuestras tortitas de maíz. Las pasamos unos segundos por la sartén y colocamos el relleno en el centro para que no se salga y enrollamos. Otra opción es introducir durante unos minutos los rollitos montados en el horno, para que la masa quede crujiente. ¡Listos para servir!

Podemos acompañar estos deliciosos burritos mexicanos, con unas papas en gajo con una salsa de guacamole bien frequita. ¿Cómo lo hacemos? Aquí tienes los pasos:

  • Picamos la cebolla, las hojas de cilantro y el tomate a trozos bien pequeños en el triturador del procesador de alimentos o la picadora.
  • A continuación, tomamos unas paltas maduros; los partimos por la mitad y extraemos la pulpa con una cucharada. Los añadimos al procesador de alimentos, junto con el jugo de medio limón, sal y chile.
  • En función de nuestros gustos, podemos hacer un guacamole más homogéneo u otro menos triturado, donde se vean los trozos de los ingredientes.

guacamole-mexicano


3 recetas de sandwiches originales

¿Qué cenamos hoy? Esta pregunta se repite en muchos hogares españoles a última hora del día. Después de una jornada de trabajo, de buscar a los niños del colegio o de volver del gimnasio, llegamos a casa y no siempre sabemos qué hacer para cenar.

Seguro que en más de una ocasión te has visto haciendo esta misma pregunta. Hoy te vamos a dar la respuesta en forma de cenas saludables y rápidas de hacer: sándwiches originales.

sandwich-jamón

 

La principal ventaja de los sándwiches es que podemos hacer tantos como queramos. Vegetales, exóticos, orientales, americanos, mediterráneos… Sólo tenemos que elegir los ingredientes que más nos gusten y crear nuevas recetas.

Más allá de los ingredientes que elijamos para cada sándwich, hay un ingrediente “estrella” que no puede faltar: el pan. Y aquí también tenemos una gran variedad (integral, blanco, cereales…), de la que echar mano para hacer distintos tipos de sándwich.

Se habla mucho del valor nutricional del pan y del lugar que ocupa dentro de la dieta mediterránea. Desde hace miles de años, forma parte de nuestra alimentación. La razón es que este ingrediente, además de estar delicioso, tiene también un valor nutricional. Contiene fibra, hidratos de carbono, proteína vegetal, hierro, calcio, magnesio, fósforo, además de vitaminas de tipo B y proteína vegetal.

El sándwich es una receta internacional que encontramos fácilmente en muchos lugares del mundo, especialmente en los países anglosajones. Allí es bastante habitual comer al mediodía un sándwich, mientras que en nuestro país los preferimos a la hora de la cena. ¿Dónde surgió esta receta?

 

sandwichera-parada

 

El sándwich tiene detrás una historia original y divertida. Toma su nombre del británico John Montagu, el IV conde de Sandwich, que vivió en el siglo XVIII. Este conde era un auténtico aficionado a las partidas de naipes, tanto que pasaba largas horas con jugadas interminables que abrían el apetito. Tal era su pasión que se las ingenió para comer sin dejar de jugar a las cartas e ideó lo que hoy como conocemos como sándwich. Con una mano tomaba su comida y con la otra sujetaba las cartas.

Desde entonces, ha llegado a nuestros días. Te proponemos 3 sándwiches originales, diferentes a los que estamos acostumbrados para que tus cenas sean rápidas, pero igual de apetitosas.

 

Sándwich de mozzarella y jamón serrano

La clave de un buen sándwich es que el pan esté rico. Y si está calentito y crujiente, todavía mejor. Con una sandwichera o un tostador, conseguiremos que el pan adquiera esa textura y el sándwich sea todavía más irresistible.

 

Sandwich-mozzarela-y-jamón-serrano

 

Tomamos una rebanada de pan y colocamos una capa de jamón serrano, la mozarella, las hojas de rúcula y unas rodajas finas de tomate natural.
Por último, cerrando los ingredientes, volvemos a colocar una feta de jamón serrano. Lo hacemos así para evitar que la lechuga o el tomate estén en contacto con el pan, porque al contener agua resquebrajan el pan.

Sándwich de queso y salmón

El salmón combina a la perfección con el queso, así que no nos hemos podido resistir a incluir este delicioso sándwich en nuestra lista. El salmón tiene muchas propiedades beneficiosas para la salud, así que es una opción muy saludable.

 

sandwich-de-salóm

 

Extendemos el queso de untar sobre el pan, añadimos las hojas de canónigos y sobre ellos las tiras de salmón.
Calentamos con la sandwichera y servimos caliente.

Sándwich de humus y bacon

El humus es una crema de garbanzos con pasta de tahini que da un toque exótico y árabe a nuestras recetas. Se extiende fácilmente, por lo que es perfecto para ponerlo de base en nuestros sándwiches.

 

sandwich-humus-y-bacon

 

Extendemos el humus en el pan y colocamos encima las tiras de bacon crujiente. A continuación, ponemos unos aros de cebolla fritos y cerramos con la segunda mitad del pan.
Para terminar lo pasamos por la sandwichera.

A disfrutar!!


Disfruta con los pequeños de la casa de una tarde de cocina

Sorprende a los más pequeños con estas cenas tan divertidas con las que no dejarán bocado. Cuando tenemos niños en casa, las comidas son un momento crucial. Buscamos una dieta equilibrada para que no les falte ningún nutriente con recetas saludables.

Pero queremos, además, que sean recetas divertidas y creativas, para que los niños no se aburran y coman con ganas.
Ahora que en verano es tiempo de comidas frescas, te damos 3 ideas. Son recetas sencillas que podrás preparar con ellos en una tarde de cocina.

Estrella con glamour

A esta estrella no le falta encanto; es divertida y fácil de hacer. Eso sí, necesitamos un cortador de galleta con forma de estrella, que podemos encontrar en cualquier tienda de utensilios de cocina.

 

estrella-lechuga

  • Con el cortador, hacemos la forma de estrella en una rebanada de pan. Para que la base sea más sólida y manejable, tostamos un pelín la tostada con el tostador, sin que llegue a quedarse muy rígida.
  • Repetimos la operación con una feta de queso y otra de jamón o pechuga de pavo, al gusto del consumidor. Utilizamos cortadores más pequeños para que luego al colocarlos sobre la tostada se vean y destaquen.
  • Ahora toca poner cara a nuestra estrella. Para los ojos, utilizamos unas aceitunas negras y tomate para los labios y las mejillas. Decoramos el plato con unas hojas de lechuga y ya tenemos este entrante con glamour.

Mouse mini

Es un pequeño detalle, pero marca la diferencia. No es lo mismo un bocadillo normal y corriente, que uno con cara de animalito. En menos de cinco minutos, podemos darle forma y sacar la sonrisa de los peques.

 

sandwich-con-cara

  • Con tres aceitunas -dos verdes y una negra- y un tomate hacemos los ojos y el hocico.
  • A continuación, hacemos dos agujeritos en el pan de hamburguesa y con dos fetas de jamón hacemos las orejas. Ahora sólo falta ver la cara de tu hij@ al ver esta rica merienda.

Gatito y cerdito de arroz

En esta receta, vamos a utilizar de base el arroz, clave en la dieta de los niños, que necesitan una dosis de energía para poder saltar y correr tanto como deseen.

 

arroz-cerdito

  • Con un molde circular, hacemos la forma de la cara del cerdito. Hemos utilizado aceitunas, tomate, pepino y pechuga de pollo para hacer la cara y pescado frito -o pechugas empanadas- para las orejas.
  • En el caso del gatito, hemos usado los mismos ingredientes, junto al pepino o la aceituna negra para hacer unos ojos gatunos.

La relación del jugo de naranja y el buen humor

Probablemente habrás comprobado en más de una ocasión que hay alimentos que tienen el poder de subir el ánimo hasta al más apagado de la sala. Y no, no nos referimos al chocolate, sino a uno más saludable, lleno de vitamina C. ¡El jugo de naranja! Reduce el estrés y la ansiedad y nos pone de buen humor y, precisamente, por estas dos razones de peso es más que recomendable tomar un vasito por la mañana, si lo que queremos es empezar el día con buen pie y llegar a nuestra oficina con una sonrisa bien grande. Y, además, podemos tomárnoslo con tranquilidad, porque resulta que las vitaminas no se esfuman tan rápidamente como nos han contado desde pequeños.

Llegan a aguantar hasta doce horas y sólo en condiciones extremas, como calentarlo a 120ºC, algo que no suele ser muy habitual, se pierden. Así al menos lo aseguran nutricionistas y médicos en el artículo ‘Recomendaciones de manipulación doméstica de frutas y hortalizas para preservar su valor nutritivo’ de la Revista Española de Nutrición Humana y Dietética.

exprimido-con-mano

 

También la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas se hace eco de esta tesis. Así que dicho esto, creo que podemos bebernos el jugo con calma y disfrutar de su sabor. Es cierto que la vitamina C se oxida y que es más sensible a la luz solar y al calor, pero la pérdida no es tan inmediata como pensábamos.

Hay quien calienta la naranja en el microondas para conseguir más jugo y la verdad es que es una medida efectiva. Pero esta práctica no es muy recomendable, porque en estos casos sí que se pierde una parte de esa vitamina C, debido al calor de las microondas. Otra opción más saludable es contar con un exprimidor que nos ayude a sacar todo el jugo a nuestras frutas. De esta forma, llenaremos el vaso y no perderemos ni una vitamina de nuestro jugo.

¿Sabías que hay otros alimentos que tienen más vitamina C que la naranja?

fruta-roja

Hay alimentos con mucha vitamina C, como la guayaba

 

El kiwi, por ejemplo, es una de ellas. Por cada cien gramos aporta 90 mg de vitamina C; seguida de la fresa (60 mg) y la naranja (50 mg).

Hay también otras más exóticas, como la guayaba, cuyo aporte de vitamina C es siete veces superior al de las naranjas. Así que podemos sacar partido de nuestra juguera y disfrutar de otros jugos más tropicales, como el de guayaba. Además de tener un sabor exótico, que recuerda a la avellana, ofrece múltiples ventajas para el organismo tanto por su alto contenido en vitamina C, como por el aporte de fibra y potasio.

Además hay verduras y hortalizas, como el pimiento rojo y el perejil, muy ricos en vitamina C. En esta tabla puedes ver algunos ejemplos:

Alimentos con mucha vitamina C / Mg de vitamina C por cada 100 gramos
Guayaba / 300
Grosella negra / 200
Pimiento rojo / 190
Perejil  / 130
kiwis / 90
Fresa /  60
Naranja  / 50

Hay muchos alimentos con vitamina C, más allá de la naranja y el limón. ¡Conocer los nutrientes de cada alimento, nos abre muchas puertas en la cocina!  ¿Te apuntás?


¿Cómo funciona el deshidratador de alimentos?

Eres de los que te gusta la fruta de verano? ¿Has pensado en deshidratarla para tenerla durante todo el año? La puedes utilizar de snacks, de aporte energético para tus entrenamientos e incluso como complemento culinario para tus platos. En este vídeo, un cocinero que suele añadir frutas deshidratadas en sus platos nos enseña a utilizar en un minuto el deshidratador de alimentos.

 

La deshidratación de alimentos es una técnica ampliamente utilizada a lo largo de la historia. Consiste en eliminar el agua de los alimentos, especialmente de las frutas y las verduras, para conseguir un producto concentrado, con un sabor más intenso. La gran ventaja de la deshidratación de alimentos es que podemos conservar productos de temporada durante el resto del año, como la fruta de verano.

Si nos gusta mucho el higo u otras frutas que no se encuentran en el mercado en invierno, siempre podremos deshidratarlas y guardarlas en frascos. Más adelante, podremos dar buena cuenta de ellos, como snacks saludables, o utilizarlos como un aporte energético durante el ejercicio, o incluso como un complemento culinario en nuestros platos.

Hace unos años, los alimentos se deshidrataban al aire libre. Se dejaban al sol varios días, hasta lograr el secado que buscamos. No nos vamos a engañar, esta técnica requiere cierta dosis de paciencia y algo con lo que difícilmente contamos en las ciudades: espacio donde deshidratar las frutas y verduras.

Por ello, el deshidratador de alimentos doméstico es una solución que agiliza enormemente el proceso de secado. Conectados a la red eléctrica, mantienen una temperatura controlada; son silenciosos y no ocupan mucho espacio en nuestra cocina. No requieren tampoco mucho mantenimiento. Las bandejas pueden lavarse perfectamente en el lavavajillas.