Ventajas de picar la carne en casa

Tener una picadora de carne en casa tiene muchos beneficios directos para el consumidor:

  • se tiene un control  sobre qué tiene exactamente la carne que se va a comer
  • se puede descartar la presencia excesiva de grasas
  • se tiene la posibilidad de hacer mezclas entre varios tipos de carne, o de carne con alguna otra cosa y hacer, por ejemplo, hamburguesas.
  • se tiene la seguridad de saber que el producto que va a consumir es realmente fresco, cuesta mucho identificar la frescura en una carne picada.

Las máquinas de picar carne son aparatos asequibles que nos permiten controlar la calidad de la carne de principio a fin. Además, son máquinas fáciles de limpiar y manejables.

 

176-hamburguesas-especiales-xl-668x400x80xx

Te compartimos la receta de una hamburguesa gourmet para deleitarte.

Ingredientes:

500 gr. carne de ternera de calidad
1 diente de ajo
1 huevo
Hojas de albahaca fresca
4 cda. queso parmesano rallado
Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
Aceite de oliva virgen extra
hamburguesacaseraEl primer paso es picar la carne. Para ello, hemos utilizado una picadora de carne muy fácil de usar.

En un bol mezclamos todos los ingredientes de la hamburguesa. Por un lado la carne picada, el ajo bien troceado y la yema de un huevo previamente batida.
También irán en la mezcla las hojas de albahaca y el queso parmesano rallado. Este último opcional y que debéis tener en cuenta a la hora de añadir sal.
Mezclamos todos los ingredientes amasando con las manos hasta que estén todos bien integrados.
No debemos macerar nunca la carne en medios ácidos como vinagres o jugos de cítricos. Es para evitar que se cueza y modifique sus características.

 

 

Preparación de nuestra hamburguesa casera

Dividimos la mezcla en 4 partes que corresponderán a las 4 hamburguesas que vamos a formar. Cada una de las porciones será de unos 125 gr.-150 gr. y a temperatura ambiente. Pero si preferís hacer mini hamburguesas el rendimiento sería el doble.
Si tenés un aro de los de emplatar, podés utilizarlo para dale las hamburguesas un toque más profesional. Si no es así, simplemente tendremos que darle forma con las manos a cada una de las porciones de carne.
Antes de poner en la sartén es el momento de añadir sal y pimienta negra recién molida, al gusto de cada uno.
En una sartén calentamos 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Podemos incluso pincelar la carne con un poco de aceite y no añadir aceite a la sartén, queda a tu elección e incorporar las hamburguesas. La sartén debe estar caliente pero sin pasarse, no queremos que se nos quemen las hamburguesas según las pongamos al fuego.

Esperamos te queden deliciosas!


Burritos mexicanos para una cena diferente

Con el calorcito tenemos más ganas de atrevernos a hacer nuevas recetas y probar platos diferentes. La gastronomía de otros países es una buena opción para degustar sabores y texturas de otros lugares.

Los burritos mexicanos son perfectos para una cena de verano entre amigos. Requiere un poquito de elaboración, pero el resultado lo merece. Además, es una receta que suele gustar a todos. ¿Te animás a hacerla?

¿Qué necesitamos para hacer unos burritos mexicanos?

Tortitas de maíz
Pollo o ternera
Pimiento verde y pimiento rojo
Cebolla
Pimienta blanca
Crema doble
Queso rallado para fundir
¿Cómo lo hacemos?

  • El secreto para que el condimento de los burritos quede perfecto es elegir bien los ingredientes y trocearlos correctamente, para que queden bien picaditos. Para hacerlo de una forma más cómoda y rápida, hemos utilizado una picadora como ésta. Introducimos en el recipiente las hortalizas una a una y la ponemos en marcha. En menos de cinco segundos, tendremos todo bien cortado.

 

burritos-mexicanos

 

  • En una sartén con aceite de oliva, añadimos las hortalizas y vegetales. Primero la cebolla y, a continuación, el pimiento rojo y verde. Cuando estén a medio hacer, añadimos el pollo, que previamente hemos cortado en tiras. También podemos hacerlo con ternera o alternar, para que haya para todos los gustos.
  • Cuando los ingredientes estén hechos, añadimos la crema doble, queso para fundir -a gustos- y la pimienta blanca. Bajamos el fuego y dejamos que los ingredientes se impregnen bien a la salsa.
  • Ahora solo falta rellenar nuestras tortitas de maíz. Las pasamos unos segundos por la sartén y colocamos el relleno en el centro para que no se salga y enrollamos. Otra opción es introducir durante unos minutos los rollitos montados en el horno, para que la masa quede crujiente. ¡Listos para servir!

Podemos acompañar estos deliciosos burritos mexicanos, con unas papas en gajo con una salsa de guacamole bien frequita. ¿Cómo lo hacemos? Aquí tienes los pasos:

  • Picamos la cebolla, las hojas de cilantro y el tomate a trozos bien pequeños en el triturador del procesador de alimentos o la picadora.
  • A continuación, tomamos unas paltas maduros; los partimos por la mitad y extraemos la pulpa con una cucharada. Los añadimos al procesador de alimentos, junto con el jugo de medio limón, sal y chile.
  • En función de nuestros gustos, podemos hacer un guacamole más homogéneo u otro menos triturado, donde se vean los trozos de los ingredientes.

guacamole-mexicano


3 recetas de sandwiches originales

¿Qué cenamos hoy? Esta pregunta se repite en muchos hogares españoles a última hora del día. Después de una jornada de trabajo, de buscar a los niños del colegio o de volver del gimnasio, llegamos a casa y no siempre sabemos qué hacer para cenar.

Seguro que en más de una ocasión te has visto haciendo esta misma pregunta. Hoy te vamos a dar la respuesta en forma de cenas saludables y rápidas de hacer: sándwiches originales.

sandwich-jamón

 

La principal ventaja de los sándwiches es que podemos hacer tantos como queramos. Vegetales, exóticos, orientales, americanos, mediterráneos… Sólo tenemos que elegir los ingredientes que más nos gusten y crear nuevas recetas.

Más allá de los ingredientes que elijamos para cada sándwich, hay un ingrediente “estrella” que no puede faltar: el pan. Y aquí también tenemos una gran variedad (integral, blanco, cereales…), de la que echar mano para hacer distintos tipos de sándwich.

Se habla mucho del valor nutricional del pan y del lugar que ocupa dentro de la dieta mediterránea. Desde hace miles de años, forma parte de nuestra alimentación. La razón es que este ingrediente, además de estar delicioso, tiene también un valor nutricional. Contiene fibra, hidratos de carbono, proteína vegetal, hierro, calcio, magnesio, fósforo, además de vitaminas de tipo B y proteína vegetal.

El sándwich es una receta internacional que encontramos fácilmente en muchos lugares del mundo, especialmente en los países anglosajones. Allí es bastante habitual comer al mediodía un sándwich, mientras que en nuestro país los preferimos a la hora de la cena. ¿Dónde surgió esta receta?

 

sandwichera-parada

 

El sándwich tiene detrás una historia original y divertida. Toma su nombre del británico John Montagu, el IV conde de Sandwich, que vivió en el siglo XVIII. Este conde era un auténtico aficionado a las partidas de naipes, tanto que pasaba largas horas con jugadas interminables que abrían el apetito. Tal era su pasión que se las ingenió para comer sin dejar de jugar a las cartas e ideó lo que hoy como conocemos como sándwich. Con una mano tomaba su comida y con la otra sujetaba las cartas.

Desde entonces, ha llegado a nuestros días. Te proponemos 3 sándwiches originales, diferentes a los que estamos acostumbrados para que tus cenas sean rápidas, pero igual de apetitosas.

 

Sándwich de mozzarella y jamón serrano

La clave de un buen sándwich es que el pan esté rico. Y si está calentito y crujiente, todavía mejor. Con una sandwichera o un tostador, conseguiremos que el pan adquiera esa textura y el sándwich sea todavía más irresistible.

 

Sandwich-mozzarela-y-jamón-serrano

 

Tomamos una rebanada de pan y colocamos una capa de jamón serrano, la mozarella, las hojas de rúcula y unas rodajas finas de tomate natural.
Por último, cerrando los ingredientes, volvemos a colocar una feta de jamón serrano. Lo hacemos así para evitar que la lechuga o el tomate estén en contacto con el pan, porque al contener agua resquebrajan el pan.

Sándwich de queso y salmón

El salmón combina a la perfección con el queso, así que no nos hemos podido resistir a incluir este delicioso sándwich en nuestra lista. El salmón tiene muchas propiedades beneficiosas para la salud, así que es una opción muy saludable.

 

sandwich-de-salóm

 

Extendemos el queso de untar sobre el pan, añadimos las hojas de canónigos y sobre ellos las tiras de salmón.
Calentamos con la sandwichera y servimos caliente.

Sándwich de humus y bacon

El humus es una crema de garbanzos con pasta de tahini que da un toque exótico y árabe a nuestras recetas. Se extiende fácilmente, por lo que es perfecto para ponerlo de base en nuestros sándwiches.

 

sandwich-humus-y-bacon

 

Extendemos el humus en el pan y colocamos encima las tiras de bacon crujiente. A continuación, ponemos unos aros de cebolla fritos y cerramos con la segunda mitad del pan.
Para terminar lo pasamos por la sandwichera.

A disfrutar!!


Disfruta con los pequeños de la casa de una tarde de cocina

Sorprende a los más pequeños con estas cenas tan divertidas con las que no dejarán bocado. Cuando tenemos niños en casa, las comidas son un momento crucial. Buscamos una dieta equilibrada para que no les falte ningún nutriente con recetas saludables.

Pero queremos, además, que sean recetas divertidas y creativas, para que los niños no se aburran y coman con ganas.
Ahora que en verano es tiempo de comidas frescas, te damos 3 ideas. Son recetas sencillas que podrás preparar con ellos en una tarde de cocina.

Estrella con glamour

A esta estrella no le falta encanto; es divertida y fácil de hacer. Eso sí, necesitamos un cortador de galleta con forma de estrella, que podemos encontrar en cualquier tienda de utensilios de cocina.

 

estrella-lechuga

  • Con el cortador, hacemos la forma de estrella en una rebanada de pan. Para que la base sea más sólida y manejable, tostamos un pelín la tostada con el tostador, sin que llegue a quedarse muy rígida.
  • Repetimos la operación con una feta de queso y otra de jamón o pechuga de pavo, al gusto del consumidor. Utilizamos cortadores más pequeños para que luego al colocarlos sobre la tostada se vean y destaquen.
  • Ahora toca poner cara a nuestra estrella. Para los ojos, utilizamos unas aceitunas negras y tomate para los labios y las mejillas. Decoramos el plato con unas hojas de lechuga y ya tenemos este entrante con glamour.

Mouse mini

Es un pequeño detalle, pero marca la diferencia. No es lo mismo un bocadillo normal y corriente, que uno con cara de animalito. En menos de cinco minutos, podemos darle forma y sacar la sonrisa de los peques.

 

sandwich-con-cara

  • Con tres aceitunas -dos verdes y una negra- y un tomate hacemos los ojos y el hocico.
  • A continuación, hacemos dos agujeritos en el pan de hamburguesa y con dos fetas de jamón hacemos las orejas. Ahora sólo falta ver la cara de tu hij@ al ver esta rica merienda.

Gatito y cerdito de arroz

En esta receta, vamos a utilizar de base el arroz, clave en la dieta de los niños, que necesitan una dosis de energía para poder saltar y correr tanto como deseen.

 

arroz-cerdito

  • Con un molde circular, hacemos la forma de la cara del cerdito. Hemos utilizado aceitunas, tomate, pepino y pechuga de pollo para hacer la cara y pescado frito -o pechugas empanadas- para las orejas.
  • En el caso del gatito, hemos usado los mismos ingredientes, junto al pepino o la aceituna negra para hacer unos ojos gatunos.

Sorprende a los niños en Halloween con estas recetas fáciles de hacer

Si lo que estás buscando son recetas sencillas y fáciles de hacer con niños, éste es tu post. Te proponemos tres recetas que podrás hacer en un periquete y que harán reír a los más pequeños de la casa. La primera de ellas es la más sencilla de todas. Tan sólo necesitarás bananas para hacer unos fantasmas simpáticos y unas mandarinas que en esta ocasión harán de pequeñas calabazas.

Para esta ocasión, hemos utilizado cuatro bananas y les hemos quitado una cuarta parte por uno de los dos extremos. Las piezas que sean del mismo tamaño, para que luego en el plato queden al mismo nivel, aunque podemos hacerlo de diferentes alturas. Si, por ejemplo, hacemos una familia de fantasmas, con los papás y los niños, podemos hacer que queden a distinto nivel, eligiendo banans más grandes o más pequeñas o cortándolas más o menos.

Para hacer la cara de los fantasmitas hemos colocado unos chips de chocolate. También podemos ponerles los ojos de distintos colores, para darle más colorido.

Junto a ellos, hemos colocado unas mandarinas con apio y ya tenemos nuestra receta de Halloween. Y lo más importante, además de ser un postre o una merienda divertida es también saludable y una forma atractiva de comer fruta.

Y de estos fantasmas frutales, pasamos a otros que son una mezcla de dulce y salado.

Los hemos hecho con unos palitos de ‘snack’ o aperitivos, que podemos encontrar fácilmente en el supermercado y chocolate blanco para fundir.

Es tan fácil y rápida de hacer que sólo necesitamos sumergir los palitos salados en el chocolate previamente fundido y dejar enfriar. Una vez que están fríos, les dibujamos el rostro con colorantes comestibles. No te preocupes, si no tienes mucho pulso y algún trazo se desvía porque los fantasmas siempre tienen esa apariencia un tanto borrosa.

 

halloween-recetas-snacks

 

Y pasamos de la merienda y del aperitivo, a lo que puede ser una cena o una comida de Halloween para pequeños y mayores. Un vampiro con sabor a espaguetis con tomate. Es facilísimo de hacer. Sobre una base de espaguetis, añadimos el tomate para hacer la forma de la cara del vampiro. Luego colocamos los ojos, la boca y los colmillos. Para ello, necesitaremos dos huevos duros que cortaremos en círculos para hacer los ojos y aceitunas negras para hacer las pupilas y los colmillos. Una vez que tenemos todos los ingredientes, sólo nos quedará montar el plato. ¡Voilá!

 

halloween-receta-spaguetti

 

Estos monstruosos sandwich son una buena idea para el almuerzo y hacer que los niños no dejen ni una miga en el plato. Es tan fácil que tan sólo tenemos que cortar los bordes del pan y hacer la forma de la boca simulando la dentadura. Y en función de los gustos añadimos salame, salamín o cualquier fiambre color rojizo. Por último, volvemos a usar las aceitunas negras para hacer los ojos.

 

halloween-recetas-sandwich


Un batido detox para cada día de la semana

¡Es primavera! ¡Es hora de smoothies! Queremos preparar una lista de smoothies o batidos detox, uno para cada día de la semana. Son bebidas refrescantes y saludables que, además, podemos tomar en cualquier momento del día como complemento a nuestra dieta.

 

detox-licuado-verde-frutas

 

Preparar en casa estos batidos siempre es un acierto porque utilizamos ingredientes saludables, naturales y evitamos también todos los azúcares y aditivos que llevan los productos elaborados.

Además, es una receta que podemos llevar fácilmente con nosotros: al trabajo, al parque, al gimnasio… Esta licuadora de vaso está diseñada para que puedas triturar todos los ingredientes y llevarte el licuado en el mismo vaso, sin cambiar de recipiente.

 

detox-licuadora-de-vaso

Lunes:

  • ½ mango
  • ½ manzana
  • 1 tallo de apio
  • 1 vaso de jugo de naranja
  • Un poco de menta

 

Martes:

  • 1 pepino
  • 1 banana
  • 1 limón
  • Almendras
  • 1 cucharada de aceite de oliva

 

Miércoles:

  • Frutillas
  • Jugo de naranja
  • Yogurt

 

Jueves:

  • Una rodaja de raíz de jengibre
  • 1 remolacha
  • ½ manzana
  • 2 zanahorias

 

 

Viernes:

detox-ingredientes

  • Hojas de espinacas
  • 1 manzana
  • ½ jengibre
  • Jugo de medio limón

 

Sábado:

  • 2 rodajas de ananá
  • ½ pepino
  • ½ manzana

 

Domingo:

  • ¼ melon
  • 1 banana
  • ½ vaso de leche o soja

 

 

¿Cómo hacer batidos detox?

El truco para acostumbrarte a su sabor es añadir mayor cantidad de fruta que de verdura, para poco a poco ir incorporando mayor porcentaje de hoja verde.

Puedes empezar con:

70 % de fruta + 30 % verdura+ agua

50 % de fruta + 50 % de verdura + agua

60 % de verdura + 40 % de verdura + agua

70 % de verdura + 30 % de fruta + agua

 

Trucos

  • Aderézalo con ajo, aceite, sal y alguna especia o hierba aromática. Predominará el sabor salado.
  • Acompáñalo de una pieza de fruta, rica en vitamina C, ayudará a la asimilación del hierro de las verduras verdes”.
  • Toma el batido inmediatamente después de su elaboración para evitar la oxidación y la pérdida de nutrientes.

Desayunos sanos para niños: uno distinto para cada día

“El desayuno es la comida más importante del día” ¿Cuántas veces has escuchado esa frase? No sabríamos decirlo, pero a día de hoy sigue siendo uno de los lemas más repetidos por los nutricionistas.

La teoría la tenemos muy bien aprendida, porque la hemos escuchado desde pequeños una y otra vez, pero ¿la llevamos a la práctica? Son muchos los pediatras y educadores que aseguran que la primera comida del día juega un papel importante en el rendimiento escolar de los niños.

Y ya sabemos que para que los niños desayunen bien, deben hacerlo los padres también. Esa es la mejor manera de que los más pequeños aprendan a base de repetición.

El problema es que las mañanas son siempre un “pelín ajetreadas” en todos los hogares y todavía más si tienes niños. Hay que hacer muchas cosas en poco tiempo: despertarlos, prepararse para el cole, preparar la mochila, intentar que desayunen… y conseguirlo sin retrasos es todo un reto.

A eso hay que añadir que hay muchos niños que no tienen  apetito por las mañanas y les cuesta desayunar. Para intentar evitar que esto ocurra, hay dos consejos que suelen ser muy efectivos.

  •  Adelantar la hora de la cena: Si los más pequeños de la casa han cenado tarde, al día siguiente se levantarán con menos apetito. Para remediarlo, podemos simplemente adelantar media hora la cena y veremos como a primera hora de la mañana tienen un poquito más de hambre.
  • Dejar el desayuno para el final. Este consejo funciona muy bien, porque cuánto más tiempo pasa desde que nos hemos levantado más apetito tenemos. Podemos dejar el desayuno para el final y proponer al niño que se vista primero; haga la cama y prepare su mochila, antes de desayunar. Con este movimiento y transcurrido un tiempo desde que se ha levantado, lograremos que desayune con más ganas.
  •  Variar el desayuno. Con las prisas de las mañanas, acabamos poniéndoles el mismo desayuno y los niños se acaban cansando. Por eso, una forma de que les entre el apetito es que el desayuno les sorprenda. Aquí te proponemos uno  para cada día.

Lunes: Un vaso de leche con tortitas caseras con chocolate y crema o sirope.

Martes: Jugo, un vaso de leche y cereales.

Miércoles: Una rica tostada con mermelada y una botellita de yogur líquido.

Jueves: Un vaso de leche y un cruasán de jamón y queso.

Viernes: Un trocito de torta casera de zanahoria.

Sábado: Un vaso de leche con mucho cacao y galletas maría.

Domingo: Medio sandwich mixto de jamón y queso con un batido de frutas.

 

¡Son muchos los desayunos que podemos hacer cada día, para que a nuestros pequeños les entre el apetito y vayan al cole con la energía que necesitan! Hoy vamos a hacer la torta de zanahoria. Con esta receta tan dulce, conseguiremos que nuestros pequeños coman zanahoria, pero de otra forma. Es un alimento muy nutritivo, rico en potasio y fósforo, que ayuda a proteger la vista.

 

bizcocho-de-zanahoria

 

Ingredientes:

– 4 huevos

– 250 gr de zanahoria (4 o 5 zanahorias)

– 200 gr de harina

– Medio sobre de levadura

– Medio vaso de aceite de girasol

– 200 gr de azúcar

– Canela y nueces (opcional)

 

¿Cómo lo hacemos?

¡Es muy fácil!

  1. Empezamos por el ingrediente estrella de la torta. Para ello, rallamos la zanahoria. Podemos hacerlo con un rallador o con el procesador de alimentos, utilizando el disco de corte de doble cara, como hemos hecho aquí.
  2. En un recipiente, mezclamos los huevos con el azúcar. Aquí también podemos utilizar el procesador de alimentos o una batidora de repostería, para conseguir la mezcla en menos tiempo. Cuando esté espumosa, añadimos el aceite de girasol y mezclamos.
  3. Por último, pasamos la harina y la levadura por un colador y la añadimos a la mezcla del bizcochuelo con un poquito de canela. A continuación, amasamos.
  4. Añadimos la ralladura de zanahoria y las nueces y batimos para que quede bien mezclado.
  5. Colocamos la mezcla en un molde y lo introducimos en el horno a unos 180 grados durante 25 minutos aproximadamente. Cada horno es distinto, así que deberemos estar atentos la primera vez que lo hagamos para anotar el tiempo necesario para la próxima.
  6. ¡Ya lo tenemos listo! Este desayuno encanta a los pequeños, además es muy nutritivo.