Ventajas de picar la carne en casa

Tener una picadora de carne en casa tiene muchos beneficios directos para el consumidor:

  • se tiene un control  sobre qué tiene exactamente la carne que se va a comer
  • se puede descartar la presencia excesiva de grasas
  • se tiene la posibilidad de hacer mezclas entre varios tipos de carne, o de carne con alguna otra cosa y hacer, por ejemplo, hamburguesas.
  • se tiene la seguridad de saber que el producto que va a consumir es realmente fresco, cuesta mucho identificar la frescura en una carne picada.

Las máquinas de picar carne son aparatos asequibles que nos permiten controlar la calidad de la carne de principio a fin. Además, son máquinas fáciles de limpiar y manejables.

 

176-hamburguesas-especiales-xl-668x400x80xx

Te compartimos la receta de una hamburguesa gourmet para deleitarte.

Ingredientes:

500 gr. carne de ternera de calidad
1 diente de ajo
1 huevo
Hojas de albahaca fresca
4 cda. queso parmesano rallado
Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
Aceite de oliva virgen extra
hamburguesacaseraEl primer paso es picar la carne. Para ello, hemos utilizado una picadora de carne muy fácil de usar.

En un bol mezclamos todos los ingredientes de la hamburguesa. Por un lado la carne picada, el ajo bien troceado y la yema de un huevo previamente batida.
También irán en la mezcla las hojas de albahaca y el queso parmesano rallado. Este último opcional y que debéis tener en cuenta a la hora de añadir sal.
Mezclamos todos los ingredientes amasando con las manos hasta que estén todos bien integrados.
No debemos macerar nunca la carne en medios ácidos como vinagres o jugos de cítricos. Es para evitar que se cueza y modifique sus características.

 

 

Preparación de nuestra hamburguesa casera

Dividimos la mezcla en 4 partes que corresponderán a las 4 hamburguesas que vamos a formar. Cada una de las porciones será de unos 125 gr.-150 gr. y a temperatura ambiente. Pero si preferís hacer mini hamburguesas el rendimiento sería el doble.
Si tenés un aro de los de emplatar, podés utilizarlo para dale las hamburguesas un toque más profesional. Si no es así, simplemente tendremos que darle forma con las manos a cada una de las porciones de carne.
Antes de poner en la sartén es el momento de añadir sal y pimienta negra recién molida, al gusto de cada uno.
En una sartén calentamos 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Podemos incluso pincelar la carne con un poco de aceite y no añadir aceite a la sartén, queda a tu elección e incorporar las hamburguesas. La sartén debe estar caliente pero sin pasarse, no queremos que se nos quemen las hamburguesas según las pongamos al fuego.

Esperamos te queden deliciosas!


Desayunos sanos para niños: uno distinto para cada día

“El desayuno es la comida más importante del día” ¿Cuántas veces has escuchado esa frase? No sabríamos decirlo, pero a día de hoy sigue siendo uno de los lemas más repetidos por los nutricionistas.

La teoría la tenemos muy bien aprendida, porque la hemos escuchado desde pequeños una y otra vez, pero ¿la llevamos a la práctica? Son muchos los pediatras y educadores que aseguran que la primera comida del día juega un papel importante en el rendimiento escolar de los niños.

Y ya sabemos que para que los niños desayunen bien, deben hacerlo los padres también. Esa es la mejor manera de que los más pequeños aprendan a base de repetición.

El problema es que las mañanas son siempre un “pelín ajetreadas” en todos los hogares y todavía más si tienes niños. Hay que hacer muchas cosas en poco tiempo: despertarlos, prepararse para el cole, preparar la mochila, intentar que desayunen… y conseguirlo sin retrasos es todo un reto.

A eso hay que añadir que hay muchos niños que no tienen  apetito por las mañanas y les cuesta desayunar. Para intentar evitar que esto ocurra, hay dos consejos que suelen ser muy efectivos.

  •  Adelantar la hora de la cena: Si los más pequeños de la casa han cenado tarde, al día siguiente se levantarán con menos apetito. Para remediarlo, podemos simplemente adelantar media hora la cena y veremos como a primera hora de la mañana tienen un poquito más de hambre.
  • Dejar el desayuno para el final. Este consejo funciona muy bien, porque cuánto más tiempo pasa desde que nos hemos levantado más apetito tenemos. Podemos dejar el desayuno para el final y proponer al niño que se vista primero; haga la cama y prepare su mochila, antes de desayunar. Con este movimiento y transcurrido un tiempo desde que se ha levantado, lograremos que desayune con más ganas.
  •  Variar el desayuno. Con las prisas de las mañanas, acabamos poniéndoles el mismo desayuno y los niños se acaban cansando. Por eso, una forma de que les entre el apetito es que el desayuno les sorprenda. Aquí te proponemos uno  para cada día.

Lunes: Un vaso de leche con tortitas caseras con chocolate y crema o sirope.

Martes: Jugo, un vaso de leche y cereales.

Miércoles: Una rica tostada con mermelada y una botellita de yogur líquido.

Jueves: Un vaso de leche y un cruasán de jamón y queso.

Viernes: Un trocito de torta casera de zanahoria.

Sábado: Un vaso de leche con mucho cacao y galletas maría.

Domingo: Medio sandwich mixto de jamón y queso con un batido de frutas.

 

¡Son muchos los desayunos que podemos hacer cada día, para que a nuestros pequeños les entre el apetito y vayan al cole con la energía que necesitan! Hoy vamos a hacer la torta de zanahoria. Con esta receta tan dulce, conseguiremos que nuestros pequeños coman zanahoria, pero de otra forma. Es un alimento muy nutritivo, rico en potasio y fósforo, que ayuda a proteger la vista.

 

bizcocho-de-zanahoria

 

Ingredientes:

– 4 huevos

– 250 gr de zanahoria (4 o 5 zanahorias)

– 200 gr de harina

– Medio sobre de levadura

– Medio vaso de aceite de girasol

– 200 gr de azúcar

– Canela y nueces (opcional)

 

¿Cómo lo hacemos?

¡Es muy fácil!

  1. Empezamos por el ingrediente estrella de la torta. Para ello, rallamos la zanahoria. Podemos hacerlo con un rallador o con el procesador de alimentos, utilizando el disco de corte de doble cara, como hemos hecho aquí.
  2. En un recipiente, mezclamos los huevos con el azúcar. Aquí también podemos utilizar el procesador de alimentos o una batidora de repostería, para conseguir la mezcla en menos tiempo. Cuando esté espumosa, añadimos el aceite de girasol y mezclamos.
  3. Por último, pasamos la harina y la levadura por un colador y la añadimos a la mezcla del bizcochuelo con un poquito de canela. A continuación, amasamos.
  4. Añadimos la ralladura de zanahoria y las nueces y batimos para que quede bien mezclado.
  5. Colocamos la mezcla en un molde y lo introducimos en el horno a unos 180 grados durante 25 minutos aproximadamente. Cada horno es distinto, así que deberemos estar atentos la primera vez que lo hagamos para anotar el tiempo necesario para la próxima.
  6. ¡Ya lo tenemos listo! Este desayuno encanta a los pequeños, además es muy nutritivo.